DEPARTAMENTO DE FORMACIÓN Y PASTORAL EN LOS COLEGIOS


Los Departamentos de Formación y Pastoral pretenden formar y dinamizar, con distintas actividades, el carácter propio -ideario- del centro en la Comunidad Educativa.

La fe no es sólo una dimensión más del individuo, sino un aspecto constituyente que da sentido a la realidad personal.

Desde los Departamentos se programan distintas actividades para toda la Comunidad Educativa en cada uno de los Centros:


  • Eucaristía diaria antes de comenzar la jornada de trabajo en los dos Centros. Dirigido al personal del colegio y a las familias (consultar días y horarios)

  • Oración de la mañana. Comenzamos la primera clase con el Evangelio del día y una reflexión para cada una de las etapas educativas.

  • Actividades con alumnos a través de grupos que, acompañados de un/a profesor/a, analizan y afrontan los problemas que les preocupan desde el punto de vista cristiano (los estudios, la familia, las relaciones personales...).

  • Grupo de oración pensado para profesores. Conjugando distintos modos, como la revisión de vida, el estudio del Evangelio o la Oración. En momentos litúrgicos especiales se ofrecerá la posibilidad de participar en retiros o charlas preparadas para ese momento.

  • Pastoral sacramental. Preparación de determinadas celebraciones Eucarísticas o Penitenciales a lo largo del curso (inauguración, Navidad, Cuaresma, fin de curso...).

  • Campañas. Se pondrán en marcha campañas como la del Domund, Jornada de la Paz, Infancia misionera, Campaña Manos Unidad, Semana de oración por la unidad de los Cristianos, Semana Vocacional…

  • Otras actividades: Preparación, ambientación y celebración de fiestas y tiempos litúrgicos más importantes: Adviento, Inmaculada, Navidad, Cuaresma, Pascua, Pentecostés, mes de mayo, reuniones formativas, Convivencias, Grupo de senderismo, Campamento de verano, Seminario en familia

  • Por último, y haciéndolo presente en todo lo anterior, se hará un especial hincapié en la Pastoral Vocacional, buscando niños y jóvenes con una sensibilidad especial, sin desechar en ningún momento la posibilidad de vocaciones a la vida consagrada.